El cannabidiol, mejor conocido como CBD, es un cannabinoide no psicoactivo presente en la planta del cannabis que en tiempos recientes ha salido a la palestra pública gracias a su efectividad como tratamiento alternativo ante diversas enfermedades neurodegenerativas graves, como en el caso de la epilepsia resistente. 

Pero ¿qué es el CBD y qué es la epilepsia resistente? ¿cuál es la relación entre ambos? ¿es realmente efectivo el aceite de CBD como tratamiento alternativo ante la epilepsia? Todas estas preguntas las estaremos respondiendo a lo largo de este contenido. 

Comencemos por lo básico: qué es el CBD y cómo funciona 

El ADN de la planta de cannabis esta compuesta por un numero importante de cannabinoides, siendo los más conocidos el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD).

En el caso del primero, es mayormente conocido por los efectos psicoactivos que genera, siendo el principal responsable de las sensaciones percibidas por los usuarios asiduos al consumo de cannabis. Mientras que, en el caso del CBD, estamos frente a un cannabinoide no psicoactivo que no genera efectos secundarios y que, en cambio, cuenta con un numero importante de propiedades medicinales. 

En cualquier caso, lo cierto es que ambos cannabinoides generan sus efectos al interactuar con el sistema endocannabinoide de los humanos. Sin embargo, en el caso del CBD, la interacción suele ser armónica, lo que propicia su uso como tratamiento alternativo de un conjunto diferente de patologías que van desde el dolor muscular hasta el tratamiento de epilepsias agudas. 

¿Qué es la epilepsia resistente?

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso caracterizada por ocasionar una actividad anormal en el funcionamiento de la corteza cerebral lo que genera convulsiones repentinas y violentas en los pacientes que la sufren. Asimismo, en la actualidad, se estima que al menos el 1,5% de la población mundial sufre de esta grave enfermedad, siendo al menos un tercio de ellos pacientes epilépticos resistentes.

En este ultimo caso, hablamos de pacientes que sufren algunos tipos de epilepsia raros que se caracterizan por generar numerosos y violentos ataques diarios, siendo a su vez resistentes a los efectos tranquilizadores producidos por los tratamientos tradicionales. 

epilepsia y cbd

El CBD y la epilepsia: aprende más sobre esta relación positiva

Los primeros estudios médicos existentes que intentaron averiguar la posibilidad de utilizar el cannabis como un tratamiento alternativo contra los ataques epilépticos fueron realizados a finales de los años 80’ del siglo pasado. Desde entonces, cada vez más estudios han intentado demostrar el uso del cannabis y de sus distintos cannabinoides como una alternativa exitosa contra los efectos secundarios negativos de esta enfermedad cerebral. 

Así, en tiempos más recientes, han existido diversos estudios que han demostrado que los tratamientos con CBD logran reducir hasta en un 50% los ataques epilépticos sufridos por aquellos usuarios que sufren de patologías resistentes.

Ahora, lo mejor de todo es que el CBD se ha caracterizado en líneas generales por no ocasionar efectos secundarios negativos al ser aplicado de manera segura y responsable. 

El CBD y los tratamientos antiepilépticos tradicionales

La epilepsia es una enfermedad cerebral neurodegenerativa severa que ha de ser tratada con la mayor responsabilidad posible. Por tanto, antes de utilizar el CBD como un tratamiento alternativo contra los ataques epilépticos es importante conocer a profundidad la interacción de este compuesto cannábico con los tratamientos antiepilépticos tradicionales. 

De esta manera, en algunos casos el CBD puede fortalecer los aspectos positivos de estos tratamientos, mientras que, en otros, es recomendable suspender el uso de los fármacos tradicionales de manera gradual mientras se transita al uso del cannabidiol como tratamiento preferencial. De cualquier forma, el éxito de este tratamiento dependerá del tipo de epilepsia que se desee tratar, así como de las condiciones particulares de cada paciente. 

Medicamentos oficiales realizados a base de CBD para el tratamiento de pacientes epilépticos

A diferencia de lo que ocurre con otras investigaciones que han intentado probar el éxito del CBD como tratamiento alternativo de ciertas patologías, en el caso del uso del CBD contra la epilepsia resistente, la investigación logró atravesar todos los niveles institucionales hasta alcanzar la aprobación de las autoridades sanitarias para la creación de medicamentos oficiales realizados a base de este polivalente cannabinoide. 

En otras palabras: en el mercado farmacéutico, o al menos en el mercado farmacéutico estadounidense, es posible encontrar medicamentos realizados a base de CBD diseñados especialmente para el tratamiento de esta enfermedad neurodegenerativa. 

Eso sí, para poder adquirirlo, habrá que tener un récipe médico que avale a los pacientes como posibles candidatos a beneficiarse de estos fármacos alternativos. 

Presentaciones comerciales del CBD

Al ser un cannabinoide no psicoactivo, el CBD cuenta con numerosas presentaciones comerciales que son distribuidas y vendidas sin mayores restricciones en casi todos los países del mundo. En estos casos, las presentaciones pueden variar desde aceites, pastillas y cristales comestibles, hasta un ungüentos tópicos y tratamientos domésticos. 

Al respecto, estas presentaciones pueden ser consumidas sin ningún agravio por usuarios sanos que desean verse beneficiados por las distintas propiedades asociadas al consumo diario de CBD. Sin embargo, en el caso de los pacientes epilépticos, es recomendable contar con la aprobación del médico tratante antes de intentar utilizar estos productos comerciales como tratamiento alternativo ante la enfermedad. 

Efectos secundarios del consumo del CBD en pacientes sanos

El consumo cotidiano o esporádico de CBD en raciones controladas no produce ningún efecto secundario en pacientes sanos. En cambio, el CBD se encuentra asociado con la reducción del estrés, el insomnio, los dolores crónicos y la inflamación muscular. 

No obstante, como hemos aclarado a lo largo de este contenido, en el caso de los pacientes epilépticos, el CBD puede tener reacciones tanto positivas como negativas dependiendo de una serie de circunstancias asociadas a los medicamentos normalmente utilizados por el usuario, el tipo de epilepsia sufrida y otras condiciones congénitas. Motivo por el cual, una vez más, se recomienda la máxima responsabilidad al momento de intentar aplicar tratamientos alternativos contra esta enfermedad neurodegenerativa. 

Para concluir: es cierto que el CBD ha demostrado tener resultados favorables en el tratamiento de algunos tipos de epilepsias resistentes, sin embargo, la aplicabilidad de este tiene que estar acompañada siempre de la aprobación de un profesional médico.