CBD es la abreviatura de cannabidiol, uno de los más de 100 componentes presentes en la planta del cannabis. Se trata también de uno de los cannabinoides más investigados. A diferencia del THC, otra popular sustancia del cannabis, no produce efectos psicoactivos. Tampoco tiene efectos secundarios de peso en dosis bajas o moderadas, más allá de casos muy aislados en los que puede producirse sequedad de boca o somnolencia suave. Las personas con enfermedad hepática han de consultar previamente el uso de CBD con su médico.

Los efectos beneficiosos del CBD no son un claim de marketing. La Harvard Medical School, en su informe Medical Marijuana. Facts about cannabis, THC and CBD, afirmaba que el CBD es beneficioso para combatir el dolor crónico, paliar las náuseas asociadas a la quimioterapia y facilitar el buen descanso. Además, empieza a haber evidencia sobre la efectividad del CBD para problemas de apetito asociados a enfermedades (disminución del apetito), reducir la ansiedad social y tratar los desórdenes de estrés postraumático. Su efecto, según los estudios, es ansiolítico, antiinflamatorio, analgésico y anticonvulsivo.

En ProfesorCBD, compañía líder en España de productos de CBD destinados al bienestar según la revista Forbes, comercializamos CBD en varios formatos: florgeles deportivoseliquidscremas cosméticas y aceite de cannabis. Nuestro conocimiento de la sustancia, con la que llevamos trabajando desde 2018, nos valió el año pasado el Premio Nacional de Innovación, Ciencia e Investigación Isaac Peral.

¿En qué se diferencian CBD y THC?

La planta Cannabis Sativa tiene dos variedades muy populares: el cáñamo y la marihuana. Con la primera se confeccionan textiles, papel o productos terapéuticos, mientras que la marihuana destaca por su uso recreativo (no es el único), debido a su alto nivel de THC, responsable de lo que, vulgarmente, llamamos el colocón. Pues bien: el CBD viene del buenecitode esta pareja, el cáñamo, y es el segundo ingrediente activo más abundante de la planta del cannabis, responsable, en gran medida, de las propiedades terapéuticas que se achacan a la planta, según la investigación científica. A diferencia del THCque también se estudia por su acción terapéutica, no tiene propiedades psicoactivas: es decir, el CBD no coloca. Y, también a diferencia del THC y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el CBD se trata de una sustancia totalmente segura, sin riesgo de provocar dependencia. Está permitido en todas las competiciones deportivas.

Un poco de historia

Las investigaciones sobre los beneficios del CBD comienzan en 1946, de la mano del doctor Walter Love, que prueba CBDTHC y CBN en roedores. Se da cuenta de que, en ninguno de los casos, el CBD alteraba el comportamiento de ratas y conejos. Mientras que el THC los excitaba y ponía muy nerviosos, el CBD era una balsa de aceite. Aunque faltaba seguir investigando, todo apuntaba a que el cannabidiol no era el causante del efecto tóxico de la marihuana, sino que este se debía al THC. Esto trajo mucha esperanza a la comunidad científica de la época, dado que el cannabis había sido una hierba medicinal ancestral, prohibida por entonces por sus efectos psicotrópicos. ¿Pero y si se pudiera coger lo bueno de la marihuana dejando lo malo a un lado? La solución se llamaba CBD. Así, llegamos a mediados de 1970, cuando se comercializa en Reino Unido el primer aceite de CBD de espectro completo, al que se le reconocen propiedades terapéuticas para el dolor crónico y las enfermedades inflamatorias crónicas, entre otros trastornos.

Actualmente, los productos de CBD en España no son un medicamento, pero la sustancia originaria de la planta de cannabis no ha hecho más que empoderarse en las últimas décadas, debido a la ingente investigación al respecto. Ya existen varios fármacos autorizados con CBD para tratar la epilepsia (medicamentos anticonvulsivos) o la esclerosis múltiple.

Además, hay investigaciones en curso que relacionan el CBD con la mejora del acné, la adicción, el alzhéimer, la ansiedad, los dolores crónicos, la depresión, la diabetes, la epilepsia, el glaucoma, la inflamación, el dolor muscular, el dolor neuropático, las náuseas, el párkinson y el cáncer. Esto no quiere decir que usar CBD sea una cura para estas dolencias, sino que existen beneficios asociados a la sustancia muy esperanzadores en estos campos. Cualquier duda sobre sus efectos terapéuticos ha de ser consultada con tu médico de cabecera. En ProfesorCBD no podemos aconsejarte una dosis terapéutica, pero sí disponemos de una calculadora de gotas confeccionada en base a ensayos clínicos publicados en revistas científicas, que te aportará algunas pistas al respecto.

Tenía 99 problemas. El CBD solucionó 85

Ante este nivel abrumador de evidencia sostenida en estudios clínicos, cada vez son más personas las que usan el CBD para combatir sus problemas cotidianos: achaquesestrés, problemas para conciliar el sueñoalteraciones de pielfalta de concentraciónrecuperación deportiva… Y tres de cada cuatro recomendarían, sin dudar, el aceite de cannabis a un amigo o familiar. La aplicación tópica del CBD también ha demostrado tener extraordinarios efectos sobre la piel, al ser un ingrediente ultrahidratante, antiseborreico y antoixidante, sobre todo si se combina con otros ingredientes activos que lo potencien.

Por desgracia, algunas empresas se valen del boom de la sustancia para comercializar productos de CBD de dudosa calidad. Desde ProfesorCBD te recomendamos que, compres donde compres, exijas siempre transparencia en los productos (recházalos si no incorporan una analítica de laboratorio independiente o no especifican la cantidad exacta de CBD que contienen), elijas derivados del cáñamo de cultivo orgánico y apuestes por fabricantes o distribuidores de prestigio. Aquí puedes consultar nuestra amplia gama de aceites hakunaOilflores La Cordobesa geles deportivos hakuLab Athletics usados para el dolor muscular.

Sólo así te asegurarás de sentir en tu propia piel los asombrosos beneficios de esta gran revolución del bienestar. Sin efectos psicoactivos, sin efectos secundarios.